Es una de las instituciones emblema del país dedicada a la formación de diseñadores y gestores en la moda. Durante la cuarentena, el Centro de Altos Estudios de la Moda dio el salto a la digitalización.  Sobre este proceso y sus estrategias a futuro, conversamos con Denisse Távara, directora académica del CEAM.


 

Denisse Távara, directora académica del CEAM.

¿Cómo ha sido para ustedes como institución afrontar este nuevo escenario?

Nada sencillo. Inicialmente pensábamos que el estado de emergencia iba a ser por 15 días.  Hoy ya tenemos un panorama por lo que vemos sucediendo en nuestro país y a nivel internacional. Desde el CEAM abrazamos el cambio desde el primer día y estaba claro que nuestros canales de comunicación virtual iban a tomar mayor fuerza. Tuvimos que reorganizar todo el servicio pero teníamos ya un proceso de digitalización en marcha.  El inicio de clases del periodo 2020-I se retrasó por las declaraciones del presidente. De inmediato empezamos a trabajar bajo la nueva estructura, capacitando a nuestros docentes, quienes afrontaron todo con mucho compromiso. 

¿Esta aceleración del proceso de digitalización ha gestado nuevas e interesantes propuestas?

Como instituto pusimos en marcha desde hace un año un nuevo enfoque que se ha ajustado muy bien a esta nueva modalidad. Es la del aula invertida. El desarrollo de las clases se ha facilitado gracias a ésto. Por ejemplo, los docentes ya estaban capacitados en la dinámica de compartir material a los alumnos antes de las sesiones. Actualmente trabajamos con la plataforma Q10 donde los alumnos revisan el material. También hemos virtualizado y actualizado contenido. Por ejemplo, en el curso de Derecho de la Moda, han habido conceptos que la docente ha incorporado con el tema de las nuevas regulaciones y protocolos a consecuencia de la pandemia. 

Hemos virtualizado y actualizado contenido. Por ejemplo, en el curso de Derecho de la Moda han habido conceptos que la docente ha incorporado sobre las nuevas regulaciones y protocolos a consecuencia de la pandemia“. 

Y ¿cuál ha sido el feedback de los alumnos frente a todos estos cambios?

Nos reunimos con los alumnos al culminar cada ciclo. Nos alegró mucho escucharlos hace unas semanas donde, paradójicamente, nos dicen que se sienten más cerca del docente porque al tenerlo frente a la pantalla perciben un trabajo más personalizado. Extrañan la convivencia en la escuela pero se han dado cuenta de las oportunidades que hay en la educación virtual. 

Si bien teníamos la plataforma virtual desde hace un año, antes no era tan usada porque no era indispensable. Dentro de ella pueden incluso ver los trabajos que cuelgan sus compañeros y brindar aportes con respeto.

El Centro de Altos Estudios de la Moda, ubicado en Miraflores, Lima. Créditos: CEAM

 

En todos los sectores hay temor en relación al mercado laboral al cual se van a enfrentar los jóvenes de hoy en adelante ¿qué les han expresado los alumnos y cómo han respondido ustedes?

Definitivamente, como en toda crisis, hay desconcierto. Pero surgen también nuevas oportunidades frente a las nuevas necesidades. Contamos con actividades extracurriculares donde presentamos historias de éxito sobre cómo ha sido posible la reinvención. Por otro lado, desde la oficina de bienestar estudiantil y empleabilidad, generamos talleres de desarrollo de habilidades blandas y alianzas con empresas que se están reactivando. 

También hemos puesto énfasis en la importancia de desarrollar capacidades en lo digital para cumplir con los objetivos de las empresas. En las unidades didácticas hay incorporaciones de manejo de software. Esto les permitirá integrarse al mercado actual  ya que muchos empezarán o continuarán trabajando desde casa, además de ser elementales para que las empresas alcancen sus objetivos .

¿Cuál es el impacto económico la pandemia en la institución y en los alumnos?

Continuamos trabajando en esta información. Sabemos que ha habido un fuerte impacto en toda la familia de la institución: alumnos, docentes, administrativos. Frente a esto, estamos desarrollando un programa que se va a activar el próximo ciclo para ayudar a aquellos alumnos que han pasado por una situación complicada, económicamente. 

Existe una percepción donde se piensa que una educación virtual no es de calidad, lo cual no es cierto”

¿Qué nos puede decir sobre la deserción en el alumnado?

Es algo que ha pasado a nivel nacional. Han habido muchos casos y han sido evaluados. Tenemos reservas de matrículas de 1 y 2 periodos. Los motivos son variados también. De salud, económicos, …

También pueden haber surgido dudas respecto sobre la carrera en sí…

Nuestro país no ha tenido una educación virtual muy sólida. De por sí existe una percepción donde se piensa que una educación virtual no es de calidad, lo cual no es cierto. Aquí hemos tenido un trabajo muy importante para llevar información adecuada a los estudiantes y a los padres. Nuestro acondicionamiento busca cumplir con la calidad de educación que nos caracteriza y contribuir a que los alumnos tengan desarrollo artístico, pero también crítico.

¿Cómo ha sido la experiencia de los profesores ?

Ellos tuvieron que reforzar su capacitación digital. Nosotros aplicamos el microlearning y eso permite que el material que les llega a los alumnos es de primera mano. Nos hemos nutrido también de las experiencias de directores y coordinadores de nuestros partners educativos en España, Argentina y Colombia para encontrar y discutir fórmulas para la adaptación.

Sabemos que hay cursos que no se han dictado en la primera mitad del año ¿cuál es la estrategia que tienen para lo que resta del 2020?

Estamos considerando un sistema semi-presencial. Tenemos marcado como inicio de clases el 21 de setiembre y nos vamos hasta quincena de enero. Por otro lado, contamos con planes A,B,C y hasta D, pero estamos esperando la norma técnica del Ministerio de Educación para saber qué plan aplicaremos.

Finalmente, como ex alumna del CEAM, ¿piensa en cómo hubiera sido ser alumna en un escenario como éste?

Personalmente, me encanta lo digital y me parece indispensable que exista el nivel de comunicación como el que existe actualmente. Yo llevé la carrera hace 10 años y me hubiese encantando llevar las unidades didácticas que hoy tienen. Este momento nos ayuda a crear estrategias. Me identifico muchísimo con los estudiantes y sé que los cambios que hemos desarrollado en la malla les va a ayudar a trabajar en un mercado global y nacional. Ha sido un desafío pero la clave ha sido ver las posibilidades. A pesar de ser un tiempo distinto, nos permite agudizar otros sentidos.