Category

ECONOMÍA

Panorama de la industria, uso de recursos, cifras de crecimiento.

ECONOMÍA

¿Puede la industria de la moda mejorar en tiempos de COVID19?

por: Solange Gutierrez 
solange@fastnotfash.com

Actualmente son más de 200 países los afectados por el brote de enfermedad por coronavirus (1) y la preocupación mundial está volcada sobre las posibles consecuencias en la salud y la economía. Hasta Febrero de este año,  el sector del fashion retail a nivel mundial tenía una estimado generar para el 2020 y 2021 de más de 26 y 27 trillones de dólares respectivamente (2).  Ferias internacionales y nacionales como Avantex y Perú Moda han postergado sus presentaciones. Los fashion shows y las colecciones multi-segmentadas temporadas además de resultar imposibles, son cuestionadas más que nunca.

En esta nueva realidad han nacido problemas mientras otros salen a la superficie. Algunos se han convertido en protagonistas del juego o incluso en la propia cancha. En medio de la espera por la cura que erradique la pandemia, ¿se pueden tomar medidas para remediar otros aspectos en la industra?. Aquí, tres aspectos que merecen ser observados.

El ascenso del consumo responsable

El cielo de China y el resurgir de la fauna costera peruana son dos fenómenos distanciados por más de 17 mil kilómetros que generan reflexión sobre la contaminación medioambiental. Este tema no es novedad alguna, pero sí cobra fuerza frente al impacto evidente de las actividades del hombre en la naturaleza. “Es necesaria una mayor discusión en la comunidad sobre cómo utilizar mejor la tecnología virtual y de conferencias para que el trabajo no dependa de los viajes de larga distancia” expresa Kim Cobb, científica climática de la Universidad Tecnológica de Georgia.

En el 2019, Perú fue el país líder en la región en cuanto a búsqueda de productos eco-amigables (3). Pero el consumo responsable no sólo es el que contamina menos. Las marcas que además de evitar dañar el ecosistema respetan los derechos humanos y de las culturas son las que entrarían en la categoría de sostenibles. Muchas empresas peruanas ya son parte de esta categoría incluso sin saberlo. Durante una visita al país, Carry Somers, fundadora de Fashion Revolution, nos mencionó lo que consideraba como la ventaja diferencial de la industria nacional: la cadena de suministros. “Aquí se trabaja con algodón pyma, alpaca, vicuña, y sobre todo con tradición. Sumamos a ello que la mayoría de los diseñadores conoce a los productores”.

Las estrategias de comunicación enfocadas en la sostenibilidad y buenas prácticas podrán desarrollarse sin muchos inconvenientes mediante el teletrabajo.  Sin embargo, estas sólo serán efectivas si existe verificación y pertinencia en la difusión del contenido. Dentro de la cadena de suministros persisten retos con nuevas dimensiones para quienes mantienen prácticas tradicionales o no sostenibles. Sumar desconfianza no es un paso en la dirección adecuada.

Los eslabones de la gran cadena

Incertidumbre probablemente es la palabra que más se ha usado para hablar de la actualidad. China, génesis de la pandemia y principal productor de prendas y accesorios de fast fashion  tiene aún en vilo a empresas como Zara y H&M. Éste último ha dado a conocer que luego de una caída del 46% en las ventas de marzo, espera pérdidas en el segundo trimestre. En cuanto al sector de lujo, LVMH reporto a inicios de año que obtuvo un crecimiento del 15% en el 2019. “China sido el principal impulsor de lujo y moda en los últimos 10 añosseñaló a inicios de marzo Paulina Brown, ex presidenta del conglomerado para Time.

Las condiciones críticas de trabajo en muchos países asiáticos empeoran en mayor proporción que en el resto del planeta. Los primeros afectados con la disminución del comercio han sido los empleados del sector manufacturero. En Cambodia, trabajadores de las fábricas textiles continúan asistiendo en condiciones de riesgo por la necesidad inmediata de ingresos.

 

Sólo en Bangladés se han cancelado y suspendido más de 3 mil millones de dólares en pedidos según la Asociación de Fabricantes y Exportadores de Ropa de este país. “Mientras se mejora la narrativa del negocio, ambas partes estuvimos de acuerdo en que la prioridad eran los trabajadores. Si no hay apoyo, 4.1 millones de trabajadores quedarán en la calle“, menciona la asociación en un comunicado. Por otro lado, en Filipinas, al igual que en Perú, muchos no pueden acceder a los bonos económicos que el estado ha dispuesto. El Centro para los Derechos Globales de los Trabajadores de Penn State University ha señalado en un informe que “lo responsable es que las marcas y los minoristas encuentren formas de acceder a líneas de crédito u otras formas de apoyo gubernamental para cubrir sus obligaciones con las fábricas proveedoras”.

Gamarra, el emporio peruano del comercio textil, abrirá sus puertas nuevamente desde hoy por disposición del Ministerio de la Producción frente al desabastecimiento de materiales de protección médica en el mercado local interno. Marcas nacionales consolidadas están ofreciendo descuentos para compras que serán enviadas luego de la cuarentena. En cuanto a las independientes, algunas siguen estos pasos y otras han detenido sus ventas por completo. Sophia Lerner, diseñadora peruana, comenta al respecto: “Marzo ha sido un mes prácticamente muerto en cuanto a ventas, pero no hay ánimo para comprar como normalmente se hace y se debe respetar eso. Cosas como los atrasos en producción, por ejemplo, las sentimos ahora, pero aún así no sabemos cuál será el impacto a largo plazo de ésto en el consumidor”.

Una de las medidas adoptadas por algunas empresas como Gucci para minimizar pérdidas ha sido la reubicación de sus productos a zonas menos afectadas. Sin embargo, el curso del virus es impredecible. Países que pueden parecer buenas alternativas acatan nuevas restricciones súbitamente, lo cual dificulta la proyección. Ahora, ademas de salvaguardar la situación de miles de empleados en las fábricas, la reflexión se torna hacia la reubicación de plantas de producción a zonas locales.  “Tenemos algunas cosas que se nos han quedado a medio camino, pero al reutilizar material de otras colecciones y contar con insumos de aquí podremos avanzar” agrega Lerner. Esta transición ayudaría a brindar trabajo a personal nacional, contribuir a establecer salarios adecuados a nivel global, minimizar la huella de carbono y evitar la sobre-explotación de la mano de obra por concentración. Por ahora, muchas empresas están haciéndolo a baja escala, mientras otras donan dinero en beneficio de la población actualmente afectada.

Presencia online y engagement: el rol de lo digital

El e-commerce o comercio electrónico asciende a pesar de la aún existente brecha digital en nuestro país y en todo el mundo. La conectividad ha permitido que muchas marcas emerjan y crezcan económica y geográficamente. Latinoamérica en relación a Asia, Estados Unidos y Europa representa el 1.9% de las ventas por e-commerce. En cuanto a compradores digitales, Perú se encuentra en un margen del 0.6 y 0.8% del total en América Latina.

Compradores por e-commerce en Perú y Latinoamérica

¿Y la reciente saturación del internet a nivel mundial?  Dos palabras: alto tráfico. Pero en medio de una pandemia mundial, aprovechar esta sobre-audiencia para vender no suena como un movimiento muy inteligente o empático. Naturalmente, el ánimo de compra disminuye frente a las tragedias y la gente prioriza a al hora de gastar de acuerdo a sus necesidades. Tampoco es posible producir y distribuir de manera regular, así que lanzar descuentos sin monitoreo podría ser contraproducente.

En el Reino Unido, de 2000 compradores entrevistados a inicios de marzo, la mitad de ellos (49%) consideraría hacerlo más en línea para evitar tiendas físicas si el virus persiste, aunque uno de cada dos trataría de evitar comprar online a aquellos que envían mercancía directamente desde China(4). Aquí es donde la presencia de transparencia ayudará a que las dudas se despejen. Explicar cuál es el plan de trabajo, la producción y la distribución de productos hacen que el público sienta confianza y conozca cómo es la marca. Si no deriva en situación de compra de cualquier manera contará con un punto a favor.

Las cuarentenas a nivel mundial no sólo están dando dolor de cabeza a los dueños de empresas, sino también a los caballos de batalla de la revolución digital. El coronavirus ha frustrado los planes de los influencers, quienes son promotores e incluso embajadores exclusivos de marcas. Debido a que su poder de influencia (de aquí el nombre) se basa en un lenguaje que apela a la identificación y a la aspiración, suelen recurrir a contextos como lugares exóticos, turísticos o estéticamente atractivos.

Las influencers de Instagram Leonie Hanne (2.1 millones seguidores) y la peruana Fashaddicti (286mil seguidores) en las ediciones anteriores del festival Coachella.

 

En el 2019 sólo en el festival musical de Coachella se alcanzaron más de 12 millones de dólares en valor mediático(5). Escenarios como éstos son evidentemente inviables actualmente, sin embargo, las marcas e influencers podrán reconsiderar la importancia de la transparencia del mensaje. Patrick Starrr, maquillador, empresario e influencer de belleza mencionó que en lugar de hacer un tutorial con 1000 dólares en valor de maquillaje prefería dar un paso al costado para “enfocarse en el estilo de vida y hablar de cómo lidiar con esta situación” en una entrevista a Business of Fashion. El público ya responde: una publicación de Starr durante la cuarentena sin maquillaje tiene 1,7 millones de reproducciones en TikTok.  La interacción con audiencias desde habitaciones en medio de un contexto común no sólo es un vehículo de empatía, sino también de descubrimiento para crear relaciones mas allá de las transacciones.

Reformation comparte en su cuenta de Instagram las acciones que toman como empresa en relación al COVID-19.
A la izquierda, un comunicado sobre el funcionamiento actual y a la derecha imágenes de sus internos trabajando desde casa.

 

El público de hoy busca las formas de contribuir en un ambiente hostil pero también solidario. Todos, incluidos diseñadores y empresarios buscan el antídoto haciendo que ambas partes de la ecuación esten armando puentes a cada instante  Lo que ya se denomina la nueva normalidad o new normal se contruirá al fin y al cabo de los cambios y decisiones que se tomen en esta etapa.

Fuentes:
(1) Centro del Ciencias de Sistemas e Ingienería (CSSE) en la Universidad Johns Hopkins (JHU)
(2) Activate; eMarketer; S&P Global Market Intelligence; Statista
(3) Business Empresarial: Perú es el país con mayor frecuencia en la compra de productos eco amigables.
(4) Boston Consulting Group Retail 2020
(5) Business of Fashion: Move over FashionNova – How a niche designer brand won Coachella

 

 

 

ECONOMÍA

No-Shop 101: Rentando en Wear and Loop

Nuestra primera propuesta en consumo consciente: Renta .

Our first conscious consumption option: Rent


Partamos desde el escenario que genera el mayor dilema al momento de elegir prendas que no tienes a la mano: una ocasión especial. Sea una ceremonia, un cocktail, una presentación o una cita, todas ellas necesitan un vestido elegante. Y si no lo tienes ¿qué haces? ¡lo rentas!.

Let’s start from the most stressful scenario when we talk about picking what to wear: a special occasion. Being a ceremony, a cocktail, a presentation or a very nice date, they all need a fancy dress. And if you don’t have it, what can you do? Well, you rent it!.

Wear and Loop es una propuesta que parte del modelo de consumo colaborativo y encaja en el consumo responsable. La idea de esta empresa nace de Renzo Zavaleta y Carlos Ricalde,  dos amigos que decidieron hacer un proyecto que responda a una necesidad desatendida  “Todo nació cuando ambos estábamos en mi carro y Carlos me cuenta que había ganado StartUp Peru con otro emprendimiento. Él estaba muy entusiasmado por hacer otro proyecto así que pensamos seriamente en esta opción. Finalmente me contagió, ¡así que decidimos ir con todo!” comenta Renzo Zavaleta.

Wear and Loop is a business under the category of sharing economy, that fits also under the conscious consumption one too. Carlos Ricalde and Renzo Zavaleta are the two friends behind this idea. They both knew that this could be a perfect opportunity to respond to an unattended need. “Everything started when we were both in my car and Carlos told me that he had just won StartUp Peru with a project. He was very excited about doing another one and I got hyped too. We thought about it and finally decided to make it real, we were all in with it” says Zavaleta

Para ellos hacer algo empleando el sistema del consumo colaborativo estuvo claro desde el comienzo, pero decidir incursionar en el terreno de la moda femenina no fue la primera opción. “Hubieron muchas cosas en los brainstorming que hacíamos y al final nos quedamos con juguetes, ropas para bebes y vestidos, y los dos dijimos: vestidos. Sabíamos que era un área con mucho potencial”. Wear and Loop comenzó con un par de racks con 40 vestidos, y hoy a tres meses de su lanzamiento van por el sexto rack,

To do something employing the sharing economy system was clear from the start, but deciding to enter the field of women’s fashion was not the first choice. “There were many options in our brainstorming sessions and we ended up with toys, baby clothes and dresses, so we both said: dresses. We knew it was an area with a lot of potential”. Wear and Loop began with a pair of racks with 40 dresses, and today with three months of its launch, they are steadily growing.

Sin embargo, el consumo colaborativo requiere de la confianza de las personas que conforman el ciclo. Contagiar a las mujeres para desprenderse de los vestidos por cuales algunas han pagado mucho o con los que tuvieron un flechazo en tienda no es tarea sencilla. Aunque el sistema no es venta, sino de alquiler, la idea de dar un vestido en alquiler no resulta atractivo a la primera pese a que le genere ganancias a quien decida hacerlo.

However, sharing economy also requires the trust of the people who make up the cycle. To infect women get rid of their dresses, for which some of them have paid a lot of money or had a crush in stores,  is no easy task by any means. Although the system is not sale, but rent, the idea of ​​giving a dress in this scenario is not so attractive at first, even though it generates profits to whoever decides to do so.

A pesar de haber muchas razones para dudar por ser parte de este ciclo, existen dos fuertes realidades que se encuentran. La primera es la presencia de prejuicios desde ambas partes, porque para muchas personas alquilar es sinónimo de no tener la posibilidad de comprar algo, de ser de bajo poder adquisitivo. Además, quienes ponen en alquiler sus prendas temen sobre el cuidado que alguien extraño les vaya dar a éstas.

There are two realities. The first one is the presence of prejudices from both sides, because for many people renting is synonymous of not being able to buy something or have low purchasing power. Besides, those who put their clothes out there are afraid of the care they are going to receive from strangers.

La segunda es que existe una constante insatisfacción por parte de las mujeres y hombres con sus armarios. Abrimos nuestros closets y nos cuesta encontrar algo que podamos llevar puesto en el día, ya sea por premura, falta de planificación o no querer repetir vestimenta. Es así como decidimos dejar atrás los prejuicios para ponernos un buen vestido y decir orgullosamente que estamos tomando una decisión inteligente.

The second reality is that there is constant dissatisfaction from women and men with their closets. Many people open them and find it difficult to pick something to wear, be it in a hurry, lack of planning or not wanting to repeat clothes. Here is when we decide to leave behind the prejudices so we can wear a nice dress and proudly say we are making a smart choice

Los sistemas de alquiler de prendas como Wear and Loop son beneficiosos por las siguientes razones / Apparel rental systems like Wear and Loop are beneficial for the following reasons:

  1. Alquilar se traduce en ahorro e ingresos: “Usas el vestido una sola vez, un vestido que incluso podría costarte mucho ¿por qué no alquilarlo? Por otro lado, si ya pagaste tienes la opción de ponerlo en alquiler y ver que al mes generas ingresos sin mover un dedo.” señalan ambos.

Rent translates into savings and income: “You wear the dress only once, a dress that could even cost you a lot, so why not rent it? And if you have already paid for it, you have the option of putting it on rent and seeing that you generate money every month without moving a finger”. both agree.

  1. Estas reduciendo impacto contaminante: El tiempo de vida del vestido que forma parte de este sistema se alarga. Además, si más personas compran menos vestidos, a largo plazo la producción se verá disminuida.

You are reducing polluting impact: The life span of the dress that is part of this system is lengthened. In addition, if more people buy fewer dresses, in the long run production will be diminished.

  1. Te pones algo diferente y elegante: Si te avergüenza repetir vestido (que no debería, pero eso lo abordaremos con mayor detalle más adelante) Wear and Loop tiene opciones fabulosas. En nuestra visita nos topamos con dos BCBG y un Calvin Klein sólo en el primer rack.

You wear something nice and different: If you’re embarrassed to repeat dress (which should not happen, but that aspect will be covered in more detail later) Wear and Loop has fabulous options. On our visit we came across two BCBGs and a Calvin Klein only in the first rack.

  1. Los precios son accesibles: La tarifa de Wear and Loop por vestidos fluctúa entre los 150 y 350 soles. Esto incluye además los servicios de delivery, lavandería, sastre e incluso asesoría. En resumen, sin sentimiento de culpa post-compra.

Prices are accessible: Wear and Loop rates for dresses fluctuate between 150 and 350 soles. This also includes delivery services, laundry, tailor and advices from the team. To make it clearer: no post-shopping guilt.

Carlos Ricalde (izq) y Renzo Zavaleta (der),  fundadores de Wear and Loop

Con una clientela satisfecha y grandes expectativas sobre el crecimiento de la empresa, Wear and Loop confía en que cada vez más serán las personas que acudan a esta opción como consumidoras responsables. Esta es una dupla que decidió apostar por un modelo de negocio aún escaso en el Perú, pero que en muy poco tiempo ha logrado brindar calidad y sostenibilidad.

With a satisfied clientele and great expectations about the growth of the company, Wear and Loop is confident that more and more people will come to this option as responsible consumers. This duet decided to bet on a business model still scarce in Peru, but that in a very short time has managed to provide quality and sustainability.

¿Quieres alquilar en Wear and Loop? Contáctate con ellos via Facebook.

Wanna rent on Wear and Loop? Get in touch with them on Facebook

ECONOMÍA

La dinámica sostenible de Nomades

Una jornada de trabajo dinámico junto al equipo de Nomades: Maria Laura, Mapi, Sonia y Jorge, quienes en ésta ocasión guiaron el proceso creativo del grupo de artesanos ubicados en Lurín liderados por Urbano Pérez.


 

Nómades es una empresa social que está dando que hablar, liderada por Alejandra Cuervas y Ximena Gonzales. En Diciembre del 2016, lanzaron oficialmente la marca y hace unas semanas representaron a nuestro país en la pasarela uruguaya MOLA de la mano de la Asociación de Moda Sostenible del Perú.

Sin embargo, esta start-up ya viene trabajando desde hace más de un año en la consolidación del valor de la artesanía peruana. Para alcanzar este objetivo, Nómades hace un énfasis importante en el comercio justo bajo la formula de emplear menos intermediarios para permitir mayores ganancias a los artesanos.

En nuestra visita a uno de sus talleres ubicados en Lurín comprobamos la apuesta de Nómades por el empoderamiento de sus miembros. Los productos que cada cierto tiempo cada uno de ellos termina de ejecutar, no sólo les genera un empoderamiento económico. Las técnicas que son impartidas por el equipo de Nómades les permite compartir conocimiento, el mismo que se convierte en una herramienta puesta en practica en la creación de sus piezas.

Durante la dinámica existe retroalimentación inmediata: la mezcla de principios, teorías y tradición. Mientras uno a uno de los integrantes del grupo compartía sus avances, se proponían las variantes o mejoras posibles. Esto permite que los diferentes productos que Nómades entrega al público tengan en consideración las preferencias del mercado actual sin alejarse de los motivos peruanos ni de las habilidades de los hacedores.

Para completar la adaptación de las técnicas artesanales a nuestros días, todas las piezas de Nómades encajan con el estilo de vida actual. Existen desde totes (bolsos) y carteras para bicicletas hasta camera strips (correas para cámara), y muchos tienen en la tarjeta de compra los nombres de quienes hicieron cada pieza, entablando así una conexión entre el productor y el consumidor.

La decisión de incorporar piezas funcionales acordes a la actualidad está ligada con el búsqueda de Nómades de hacer partícipes a la juventud en el consumo de la artesanía nacional, pues son un público que hoy en día tiene capacidad de influencia global y de revalorización cultural.

 

Artesanos: 

  • Urbano Pérez
  • Teodora Paredes
  • Roger Paredes
  • Alonso Pérez
Close
ES