Les traemos un resumen de lo presentado en el último reporte de Fashion Revolution sobre transparencia y prácticas éticas en la moda. 


El Índice de Transparencia es un reporte emitido por el movimiento global Fashion Revolution. Se presenta anualmente durante la semana alrededor del 24 de abril, fecha en la cual se conmemora el derrumbe de las fábricas textiles en Bangladesh, conocido como Rana Plaza, donde más de 1000 personas fallecieron y que fue el punto de partida de este movimiento donde enfatizan la importancia de recordar que sucesos como éstos no deben repetirse .

Se titula como tal, por enfocarse primordialmente en la evaluación del desempeño de importantes marcas en torno a la transparencia que estas manejan con el público.

“La transparencia es como el agua. Luego del colapso de Rana Plaza hace cinco años, la transparencia comenzó como un chorro. Hoy en día, está humedeciendo las paredes oscuras de la industria. (…) Y se viene una inundación” – Carry Somers. Fundadora y operadora internacional de Fashion Revolution.

Tal como mencionó Somers a Fast Not Fash en una entrevista en abril del año pasado, la transparencia es un eje esencial para generar cambios dentro del sistema actual en el que opera la industria de la moda.

Pero, ¿a qué se refieren con transparencia?

Transparencia es la apertura que tienen marcas y retailers con el público sobre las prácticas, materiales y políticas que poseen durante el ejercicio de su labor.

La medición realizada en cada entrega se basa en información de dominio público de cada marca / retail que se encuentra disponible en: páginas web comerciales y corporativas, micrositios relacionados a sus prácticas sostenibles, página web de la institución o compañía de la cual derivan y que están referidos directamente por la marca / retail. No se acude a los evaluados por mayor información para garantizar que la medición se enfoque en lo que el comprador, consumidor o interesado tiene acceso.

Cuando el público siente la incapacidad de acceder a respuestas que van desde el ¿Quién hizo mi ropa?, hasta el hecho de conocer cuál es la cuota de género de las empresas, puede potencialmente devenir en pérdidas económicas y de confianza hacia las marcas.

En el actual índice se han evaluado 149 marcas de presencia global con retornos anuales que superan los $500 billones. Esta información ilustra no sólo un panorama que considera aspectos positivos de las mismas, sino también aquellos que han sido desatendidos o mal administrados.

En el 2017, Adidas y Reebok también lideraron el Índice de Transparencia. Puma ha escalado del quinto al tercer lugar y Espirit ha hecho su aparición en el segmento que actualmente tiene la mayor transparencia (del 51- 60%). Ninguna marca sobrepasa el 60% de transparencia.

La medición de la transparencia

La metodología no ha variado en comparación a la edicion pasada. Sin embargo, el quinto “Spotlight Issues” o “Problemas de especial importancia” cambia todos los años según la coyuntura y apreciaciones del equipo de FR. Este año, el enfoque está en las mujeres, trabajadores y los residuos contaminantes. Los cinco criterios son:

  1. Políticas y compromisos.
  2. Gobernanza.
  3. Trazabilidad.
  4. Conocer, identificar y remediar.
  5. Problemas de especial relevancia.

Una mirada a los puntajes por criterios

Las calificaciones por criterio de evaluación permiten determinar la importancia que las marcas les dan a cada aspecto en la actualidad.

En cuanto a Políticas y Compromisos, el promedio ha sido de 46%, donde Gucci es quien la única sobrepasando la cifra con un 48%.

 

 

 

Gobernanza obtiene un 36% en promedio como resultado de un rango de 37 marcas realizando esfuerzos mínimos.  Sólo tres marcas:  C&A, Esprit y Marks & Spencer obtuvieron un 100%.

 

 

 

Trazabilidad es el criterio de calificación más bajo con un 11%, pero logrando un cambio importante en comparación al <1% del 2017. Esto considera la publicación de fabricas, proveedores y materiales utilizados.

 

 

 

Conocer, identificar y remediar obtuvo en promedio un 17%, un punto más que el año pasado con Banana Republic, Gap y Old Navy liderando.

 

 

Finalmente el indicador de Spotlight Issues, donde se han evaluado criterios relacionados a la libertad sindical, el trato a las mujeres trabajadoras y las practicas de reducción de contaminación, ha incrementado su importancia a un 12%. Marks & Spencer obtuvo un 60%.

 

 

 

Es preciso señalar que todas las marcas que fueron evaluadas el año pasado (98 marcas) incrementaron en promedio en un 5% su nivel de transparencia. Esto se puede traducir en la importancia que significa estar en el ojo público y la necesidad por mejorar la reputación de sus marcas. 

Estas son las cinco marcas que más han crecido en cuanto a transparencia entre el 2017 y el 2018:

 

Por otro lado, en lo más bajo de la calificación existen ocho marcas que otorgan ninguna o menor información que el año pasado: Nine West, Longchamp, Barney’s New York, Max Mara, Sandro, Desigual, Mexx  y Jessica Simpson. Todas ellas han obtenido un 0%En cuando a los abastecedores, sólo el 37% de las marcas están publicándolos. ASOS es la única marca que indica la procedencia de sus materias primas.

“La transparencia no es el fin, es el medio”

Con 4 años de circulación, el Índice de Transparencia enfoca su papel en la primer etapa de la revolución en la industria: la sinceridad en la declaración de las prácticas utilizadas por sus principales actores.

Fashion Revolution hace un llamado para que todos los actores de la industria brinden información que permita finalmente reformularla de manera radical pero positiva.

Los resultados que continúan otorgando este documento hacen posible detectar las falencias del sistema y poner más énfasis en aquellos terrenos donde los agujeros son muy grandes como para darle unas cuantas puntadas.