Un total de 250 empresas estuvieron presentes en el Perú Moda y Moda Deco 2018. ¿Cuáles son las principales certificaciones que poseen? ¿Son las certificaciones un reflejo de su esquema de trabajo?


Del 25 al 27 de abril el Centro de Convenciones de Lima fue nuevamente el escenario del Perú Moda y Moda Deco 2018. Aquí, empresas del sector textil y de artículos decorativos expusieron sus productos representativos de la oferta nacional.

Los asistentes: visitantes y compradores

Los más de 8000 asistentes pudieron encontrar durante tres días oportunidades para establecer alianzas de comercio, ya que en cada stand se encontraban expuestas las piezas y era posible ingresar libremente. Sin embargo, según cifras de PromPerú, sólo 1000 fueron compradores nacionales e internacionales, principalmente provenientes de Asia, Europa y América.

Asistentes y compradores del Perú Moda 2018 en cifras. Fuente: PromPerú

Los 250 expositores estuvieron agrupados secuencialmente en nueve sectores: alpaca, decoración y regalo, marcas y diseñadores, joyería, confecciones, calzado y accesorios, sourcing, jeans y bebés y niños.

¿Qué marcas poseen certificaciones?

Las certificaciones son un mecanismo que permite describir o calificar la calidad de los productos, el proceso detrás de los mismos, el desempeño de la empresas, entre otros aspectos. Son adquiridos por las marcas o empresas interesadas en contar con ellas y son otorgadas por diferentes instituciones, privadas o estatales, luego de un proceso de medición y análisis cuya metodología varía de acuerdo a cada certificación. Sirven en cierta medida como indicadores de garantía a los consumidores o beneficiados por los productos o empresas.

Existen diversas certificaciones para diferentes industrias, tales como ISO 9000 o LEED. En el mercado textil y de accesorios, las más reconocidas a nivel mundial son las del World Fair Trading Organization y FairTrade. Ambas pertenecen a una misma organización aunque no signifiquen lo mismo. La marca WFTO o FTO está dirigida a organizaciones que acogen la política de comercio justo a plenitud, mientras que FairTrade es aplicable a productos (principalmente materias primas) cuya dinámica esté dentro del comercio justo. Ninguna artesanía está cubierta por la etiqueta Fairtrade. En el Perú, existe la certificación Buenas Prácticas y Comercio Justo expedida por PromPerú, organismo adjunto al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo.

El comercio justo es el común denominador de las principales certificaciones de los expositores del Perú Moda. Según la Organización Mundial del Comercio Justo,  es una asociación comercial, basada en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional. Contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y garantizando los derechos de los productores y trabajadores marginados, especialmente en el Sur

Fast Not Fash realizó un estudio sobre las certificaciones que poseen los expositores de la última entrega del PeruModa, mediante un cuestionamiento* de manera directa, además de recabar información disponible en sus portales digitales.

 

La mayoría las marcas no tienen o no declaran sus certificaciones, lo cual se puede deber a diferentes factores. Sin embargo, diferentes empresas expresaron su deseo por obtenerlas ya que consideran estar realizando un trabajo que cumple con altos estándares de calidad, además de utilizar materiales naturales y un sistema de trabajo que beneficia a comunidades o respeta a sus trabajadores.

En cuanto a la obtención, es importante recordar que las certificaciones tienen un periodo de expiración determinado y un costo nada despreciable, además de ser no estandarizado, impidiendo a ciertas empresas realizar una estimación en base a sus presupuestos. Otras simplemente no las adquieren por considerarlas no rentables. Además, la mayoría de certificaciones son para productos o marcas que alcanzan cierto nivel de ganancias, como en el caso de la BPCJ donde el nivel de ventas anuales debe ser no menor a US$ 20,000, dejando a los minoristas sin posibilidad de adquirirlas. Por lo tanto, el que una marca no tenga una certificación no significa necesariamente que estén operando a un bajo nivel.

Por otro lado, la información sobre la proveniencia de las materias y el sistema de comercio es de suma importancia para los compradores.  Si es que un minorista o mayorista desea conocer más sobre el proceso de elaboración y el origen de sus productos, es ideal que pueda absolver sus dudas de manera fácil y gratuita, al margen de contar o no con una certificación.

Sin embargo, la eficiencia de las certificaciones también ha sido puesta en tela de juicio en diferentes oportunidades. La Iniciativa de Comercio Justo (ETI) cuestiona sobre el proceso de auditorías, entre muchos cosas, el momento asignado a las inspecciones, ya que no siempre permite mostrar la realidad al encontrarse dentro de un espacio y tiempo limitado de la dinámica laboral .«Una y otra vez, escuchamos que las auditorías tienen poca interacción «real» con los trabajadores, y que las empresas que las comisionan no invierten en un seguimiento de alta calidad».  Asimismo, tal como el caso de Pricewaterhouse Coopers y Odebretch, los auditores pueden actuar de manera voluntaria o recibir coimas para pasar por alto irregularidades,  ya sea por beneficio individual o para mantener la relación de empresa de auditoria – auditados.

Este año, el Perú Moda ha declarado haber puesto «énfasis en el tema de la sostenibilidad con el fin de buscar el respeto por el medio ambiente, la responsabilidad social y generar un impacto y valor agregado en toda la cadena productiva». Si bien las certificaciones no son referencias definitivas sobre la eficiencia de las buenas prácticas, no se puede dejar de lado el interés de muchas empresas y marcas que buscan contar con el respaldo de organizaciones privadas o públicas a la labor que realizan. Mecanismos alternativos también pueden ayudar a cumplir los objetivos de ambas partes.

Por: Solange Gutiérrez.
*El estudio fue realizado a las 250 empresas participantes del PerúModa 2018, y la información fue recabada / solicitada personalmente, vía correo electrónicos y visitas a las páginas web de cada una de las marcas.